En caso de cambiar el alimento de tu mascota por uno
nuevo, es importante que lo hagas en forma gradual,
de esta forma asimilará mejor el producto.

A la porción que le das
siempre, cambiale una
cuarta parte por el
alimento nuevo durante
unos días.

Luego dale mitad y mitad.

Hasta llegar a un cuarto
del alimento anterior más
tres cuartos del nuevo.

Ya podés reemplazar
completamente el alimento.